El color de las palabras III - Poesía ilustrada



“El color de las palabras” es la tercera parte de un proyecto colectivo organizado por la Escuela Municipal de Arte de Fuensalida, realizado con anterioridad en 2003-2004 y en 2009-2010.

En él varios artistas ilustran poesías de Mario Fournier, utilizando diversas técnicas como óleo y pintura acrílica, pastel, collage, dibujo en tinta y en lápiz, fotomontaje digital o técnicas mixtas.

El propósito del proyecto ha sido y es unir poesías e imágenes, palabras y colores, ideas y sentimientos, libertad creativa e imaginación.

Todo lo señalado se puede apreciar y disfrutar en la variedad de estilos y resultados expresivos y estéticos del conjunto.







LLUVIA – I

Llueve para que la tarde
de este simple domingo
se adormezca, lenta, quieta;
para que por las hojas brillantes
se deslicen gotas perezosas
entre la nube de paso
y la tierra complacida y blanda.
Llueve una música tenue
que relaja las manos,
demora las palabras
y apacigua los impulsos.
Llueve un color a infancia,
a montaña y rio tumultuoso,
a modorra de siesta,
a humo, ranas y eucaliptos,
senderos de piedra, silencio:
llueve.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"Lluvia - I"
Mercedes Ballesteros Fernández
óleo sobre lienzo







Unos papeles giran y se alejan,
se alejan y vuelven a girar
en sentido contrario,
y se arremolinan
y vuelven a girar y se elevan
y se amontonan
y se dispersan,
hasta que las ruedas de un coche
los aprisionan por un instante,
para volver a elevarse
y a girar hasta reencontrarse
en su vertiginosa danza.

El asfalto es el escenario impasible,
yo el espectador,
ellos el ritmo.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



"Unos papeles giran y se alejan..."
Mercedes Ballesteros Fernández
lápiz y óleo sobre lienzo







Imaginar es un instinto
que se desliza por la sangre,
que respira debajo de la piel y decide.
A veces queda varado en rincones sombríos
y se acobarda en presagios inútiles.
En ocasiones, se entrega a la libertad
de sus ritmos profundos y fluye,
sin límites, sin temores,
ignorando márgenes y razones.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



"Imaginar es un instinto..."
Pedro Carchenilla Gómez
lápiz de color y témpera sobre papel







Muchas veces,
cuando se desvanece el día
en resplandores que parecen festejar
su partida,
me abruma la congoja
de no haber vivido intensamente
ese fragmento de tiempo
que no volverá,
que tal vez no he comprendido
más allá de los relojes.

¿Cuánto he amado?,
¿qué he dado?,
¿se ha conmovido mi piel?,
¿ha palpitado mi cuerpo?,
¿qué he creado?,
¿mis sentidos han disfrutado de algo
con plenitud?,
¿he percibido la realidad?,
¿y lo sutil, lo inmaterial?

Cuando se desvanece el día,
despido con nostalgia
los últimos reflejos
que no  volverán,
y me arrepiento por todo lo anhelado,
por lo imaginado, por lo deseado
que tal vez no he vivido.

MARIO FOURNIER
2016



"Muchas veces..."
María Pilar Currás
lápiz de color sobre papel







Es posible naufragar en seco,
en una marea de polvo mesetario,
entre cuatro chopos extenuados
y un resto de sudor que se evapora
bajo el sol hospitalario del infierno.

También hay náufragos de nubes,
eternamente errantes en el aire,
resignados a las piruetas caprichosas
que ensombrecen la tierra
o destruyen la cola de un cometa.

Y hay náufragos de tinieblas,
de paredes adentro, sin ventanas,
con todas las rendijas clausuradas,
agobiados de fantasmas y soberbia.

Y naufraga la luna cada noche,
y naufraga la voz que se despide,
y naufraga la memoria que se engaña,
y naufragan el amor, las ilusiones;
el ideal naufraga, irremediable,
condenado a hundirse lentamente.

Todos náufragos
en un planeta agonizante,
donde muchos ilusos aún pretenden
sobrevivir de una brazada.

MARIO FOURNIER
Del libro “La nube derrotada”, 1996



"Es posible naufragar en seco..."
María Pilar Currás
lápiz de color sobre papel





MARZO – V

Aromas que se elevan
húmedos, penetrantes,
inesperados
en tierras agobiadas
por fanáticos soles
que todo lo disecan.
Planicies suavizadas
que flotan en un aire
saturado de vida.
Nubes reverberando
y el día que termina
detrás de un monte oscuro.
Arriba, la luz se desintegra
en aisladas señales
que indican el sendero.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"Marzo - V"
María Rosa del Casar Díaz
técnica mixta sobre lienzo







Lo que vendrá
será siempre imprevisible.
Aunque pretendamos saber,
aunque pretendamos intuir
y nos engañemos suponiendo.
Porque lo que vendrá no existe,
se gesta a nuestra espalda,
en otros territorios,
no cuenta con nosotros.

MARIO FOURNIER
2017



"Lo que vendrá..."
Rosa Díaz García
collage sobre papel







Es placentero estar aquí,
suspendido en la nada,
divagando frente a un cielo impecable
que recorta los árboles
de esta tarde lenta.
Las hojas se estremecen,
brevemente, al paso de una brisa
tan serena como yo
en este preciso momento.
Y me dejo mecer por la nada,
y floto en un vacío sin ideas,
sin palabras, sin proyectos.
El tiempo no me inquieta.
La aceptación de la vida
es contagiosa, confortable.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



"Es placentero estar aquí..."
Mario Fournier
collage sobre papel







Aquel azul
hondo y secreto,
se acurrucaba en su luz,
oculto, transparente,
habitado de eternidades
y silencios.

Aquel azul
que no reflejaba
cielo alguno,
suele regresar
desde el fondo
de su curso helado.

Entonces, aquel azul
renueva mi memoria
con sus resplandores,
estremece mi alma
y se desvanece,
frágil y callado.

Temo que aquel azul
pueda extinguirse
vencido por la insensatez
que destruye los azules.

MARIO FOURNIER
2017



"Aquel azul..." - I
María del Mar García-Largo
acrílico y óleo sobre lienzo



"Aquel azul..." - II
María del Mar García-Largo
acrílico y óleo sobre lienzo



"Aquel azul..." - II
María del Mar García-Largo
acrílico y óleo sobre lienzo




"Aquel azul..." - IV
María del Mar García-Largo
acrílico y óleo sobre lienzo







MARZO – II

Dos  tulipanes
sólo dos, solos,
aún teñidos de invierno,
se atreven.
Extraños en este lado
de brillos engañosos
que fatalmente
conducen a la muerte,
no saben temer
y nacen arrogantes
a la efímera eternidad
de la belleza.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"Marzo - II"
Remedios García López
acrílico y óleo sobre lienzo







La gente de este paseo es extraña,
deambula sin urgencias, sin planes.
Van y vienen lentamente,
se iluminan con el sol
que filtra la arboleda.
Llevan las bocas relajadas,
las manos leves,
no parecen conocer la crispación
y al menos, por un instante,
sienten el curso natural
de la vida.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



"La gente de este paseo es extrana..."
Remedios García López
acrílico y óleo sobre lienzo







Conozco estos árboles interiores
que atraen el sol y las sombras
para reflejar dibujos caprichosos.
Y conozco también este espacio,
antesala de un cielo impuesto
que comienza o que se acaba,
siempre con incertidumbre,
pues nada es definitivo ni seguro.
Sólo en nuestra ilusoria imaginación,
en la inexplicable y empecinada fe
que a veces suele confortarnos.
Con el rítmico paso de las horas
las sombras y las luces se modifican
sin que esto signifique algo especial.
Y nosotros esperamos, una vez más,
lo que comenzará o se acabará
en cualquier momento, sin anunciarse.
Será cuestión de aceptar el bien o el mal
como hechos ineludibles, relajarse,
dejarse llevar, dejarse conducir.
Este tiempo pasará, sin dudas,
y otros días vendrán, obedientes,
monótonos, mecánicos, sólo diferentes
si decidimos imaginarlos diferentes
y nos empeñamos en construir
nuevas historias de vida.

MARIO FOURNIER
2017



"Conozco estos árboles interiores..."
Fidela Juan Morales
óleo sobre lienzo







EN EL JARDÍN – III

Las rosas se suicidan
hartas de rimas cursis,
romances pegajosos
y aniversarios rutinarios.
Se suicidan sin pena
y sin dolor.
Se liberan de vasos y jarrones,
de los malos pintores
y las odiosas gotas de rocío;
de adornar los salones,
presenciar nacimientos,
bodas y ataúdes;
de ser las más olidas
y las más manoseadas
y las más cultivadas
y las más injertadas;
de ser las más hastiadas
del planeta.
Y anhelan reencarnarse
en anónimas flores de geranio
o en simples margaritas indolentes.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"En el jardín - III"
Rosa Martín Villagra
lápiz de color sobre papel







VOLVER A CASA

Volver a las rutinas cotidianas.
Volver al reencuentro de los pasos
que saben de renuncias y esperanzas,
y convivir otra vez con las palabras,
los sonidos y todos los silencios
que se quedaron esperándonos
aferrados a las paredes solitarias.

Volver a las puertas desoladas
que reclaman al menos una mano,
y a las ociosas y frías cacerolas
que anhelan el bullir de los olores.
Volver a repetir simples rituales
y a percibir perfumes que evocamos,
y un botón sin ojal que lo cobije
yaciendo en el rincón más ignorado.

Volver al hogar que nos protege
de los tumultos y las inútiles urgencias.
Volver al interior que construimos
con la fe de abrir los ojos cada día,
abrazados a esa almohada cómplice
que tanto sabe y calla de nosotros.
Volver donde quedamos detenidos
a la hora justa de un tiempo inexistente.

Volver a la dosis necesaria
de la seguridad de los espejos,
de los objetos que nos reconocen:
el rojo de una taza imprescindible
puede reconfortarnos la mañana.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"Volver a casa" - I
Concha Mora Villapalos
pastel y lápiz de color sobre papel



"Volver a casa" - II
Concha Mora Villapalos
pastel y lápiz de color sobre papel







Un verde de reflejos húmedos,
matizado y continuo,
envuelve la mañana,
sujeta los muros,
asciende hacia las nubes.

No hay indicios de tierra.
El canto de los pájaros,
el tintinear de cencerros,
el ritmo pausado del mar,
todo yace plácidamente
sumergido en el verde,
que se hace trama sobre el verde
y lo invade todo
con silenciosa tenacidad.

Después el mar se agrisa,
se acurruca la tarde,
y el inmutable verde sigue intacto
reflejando humedades.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



 "Un verde de reflejos húmedos..." - I
Rubén Pecorari
fotomontaje digital sobre papel



 "Un verde de reflejos húmedos..." - II
Rubén Pecorari
fotomontaje digital sobre papel







DOS – I

Brilla en la oscuridad
cincelado con sangre.
Parece que respira
cuando late con ansias
buscando la mitad
que lo recibe,
que lo incita y lo atrae,
que acelera la sangre
y los latidos.
Se detiene y avanza,
se deja envolver
y es contenido,
y se estremece y busca
cuando late con ansias.
Y avanza y se detiene.
Y avanza y se estremece
y busca una vez más
el límite final
que se aproxima.
Y otra vez se detiene
para latir con ansias
y vislumbrar la cima.
Para dejarse penetrar
por el vacío inevitable.
Para aceptar la soledad.
Y avanza sin retorno
cuando la oscuridad toda
parece derramarse
en un grito de sangre.

MARIO FOURNIER
Del libro “Suave piel de león”, 2010



"Dos - I"
Rubén Pecorari
fotomontaje digital sobre papel







Con demasiada frecuencia
espero sus palabras,
cuando ya no quiero esperar nada
demasiado,
cuando ya no quiero
que los sentimientos me conduzcan
a la decepción,
al triste recurso del olvido.
Sus palabras se dibujan breves,
espaciadas, lentas,
reprimidas a veces, intensas otras.
Casi siempre cálidas,
o es que mi imaginación inventa
quimeras de amistad.
Con demasiada frecuencia
no llegan sus palabras,
mientras intento aprender
a no esperar nada demasiado.

MARIO FOURNIER
Del libro “Mientras espero”, 2013



 "Con demasiada frecuencia..." - I
Pilar Rodríguez Fernández
óleo sobre lienzo



 "Con demasiada frecuencia..." - II
Pilar Rodríguez Fernández
tinta y lápiz de color sobre papel



 "Con demasiada frecuencia..." - III
Pilar Rodríguez Fernández
collage sobre papel

.